Dos elefantes en la sabana

  –Evolución es la ley del más fuerte. Por eso nuestros primos asiáticos, que son más pequeños, ya no viven en África. –Pues para mí evolución es que vuelvas de noche después de pasar todo el día sudando por esos caminos de Dios, derribando árboles a cabezazos y discutiendo con los rinocerontes, y que, porque … Sigue leyendo Dos elefantes en la sabana

Anuncios

Olvido

Mi hermana chillaba todas las noches como si la estuvieran ahogando; chillaba y pataleaba en la cama y no me dejaba dormir. Cuando mi madre entraba en el cuarto, yo me escurría entre las sábanas mientras mi hermana tosía y tosía e intentaba recuperar el aliento. Ahora mi madre tiene alzhéimer y está en una … Sigue leyendo Olvido

Valla publicitaria

Manda un WhatsApp mientras conduces y entra en el sorteo de un fantástico féretro tamaño familiar. Pompas fúnebres «La Diligencia». Velamos por ti y los tuyos.   © DOMINGO ALBERTO MARTÍNEZ ¿Te ha gustado este relato? Entonces no dudes en suscribirte a la bitácora y compartir la página en redes sociales. Muchísimas gracias 🙂

El letraherido

Su vocación, durante los años en el seminario e incluso antes, era ser profesor de niños pequeños. Enseñarles las primeras letras con la doctrina cristiana: la be con la u, bu, la erre con la o, ro. Bu-rro. Ver cómo empezaban a leer los versículos del Nuevo Testamento, guiándose con el dedo al principio, y … Sigue leyendo El letraherido

Todo lo que sube

   Había una urraca frente a ella, dando saltitos sobre el tablado, con la capucha negra de la cabeza y las plumas azul metálico de la cola. Recordó cuando era niña, los jardines del palacio de Schönbrunn, cómo corría persiguiendo a los gansos, cómo se caía y rodaba por la hierba, gritando, riéndose, salpicando agua … Sigue leyendo Todo lo que sube

MOMENTOS ESTELARES DE LA HISTORIA. 1864. CUSTER SE ENCIENDE UNA PIPA SENTADO EN SU MECEDORA JUNTO A LA CHIMENEA Y, CUANDO SU ESPOSA NO MIRA, SE HURGA EN LA NARIZ CON DISIMULO.

Como decía el general Custer, «el único indio bueno es el indio… oye, Libbie, ¿cómo dices que se llaman estos zapatos? ¿Mocaqué? ¿Que si son cómodos? ¡La madre del pato! Cómodos no, lo siguiente. Parece que estés andando sobre una alfombra de piel de bisonte. Mocasines, ¿eh? ¿Y a quién dices que se los has … Sigue leyendo MOMENTOS ESTELARES DE LA HISTORIA. 1864. CUSTER SE ENCIENDE UNA PIPA SENTADO EN SU MECEDORA JUNTO A LA CHIMENEA Y, CUANDO SU ESPOSA NO MIRA, SE HURGA EN LA NARIZ CON DISIMULO.

¡Aúpa, Echeveste!

   Levanta los brazos en señal de victoria cuando ve el cartel de cincuenta metros para la meta. Después de casi dos horas de carrera en solitario quiere disfrutar del momento. Ha sido una etapa muy dura, seguramente la más sufrida, la peor que recuerda; tiene el culo como el cráter del Vesubio y la … Sigue leyendo ¡Aúpa, Echeveste!

El espíritu de la fiesta

   Soy una riada de mozos que culebrea por la calle Mercaderes. Napoleón, Caravinagre, Toko-Toko, los kilikis. Soy la charanga cuando pasa por la plaza del Castillo. Los tambores y los txistus. El bullicio, los dantzaris. Hemingway grita, ¡bravo!, ¡bravo!, asomado a un balcón de Estafeta. Los irrintzis, los gaiteros. Soy el bacalao al ajoarriero. … Sigue leyendo El espíritu de la fiesta

Nadie

No hay nadie. La puerta lleva cerrada con llave desde las siete de la tarde. Nadie más que el vigilante sentado en medio del pasillo, junto a la puerta metálica; una máquina de escribir, un cenicero con colillas, media docena de fichas de ingreso, un flexo fluorescente que resalta en medio de la oscuridad la … Sigue leyendo Nadie

Jorge y el dragón

El dragón sale de la cueva andando lentamente, apoyándose en las alas como si fuera un murciélago, solo que un murciélago de un tamaño monstruoso; es una bestia terrible, cubierta de escamas, con una cresta de púas que va del pescuezo hasta la cola y garras negras y afiladas. El caballero lleva varios días aguardando, … Sigue leyendo Jorge y el dragón