Una habitación propia, de Virginia Woolf

Quela Font

Porque las obras maestras no son realizaciones individuales y solitarias; son el resultado de muchos años de pensamiento común, de modo que a través de la voz individual habla la experiencia de la masa

No creo que pudiera haber elegido mejor momento para leer Una habitación propia, de Virginia Woolf. Mi luz emocional era la adecuada y la cuarentena me ha permitido adentrarme en la obra sosegadamente, leyendo y releyendo aquí y acullá. La Woolf nos pone en contexto su obra y, curiosamente, no solo mira hacia el pasado sino también hacia el futuro, planteándose cómo serán las cosas a cien años vista. Me asombra su optimismo al proyectarse a este siglo y creo que se sentiría decepcionada al comprobar que sigue habiendo —seguimos teniendo— mucho camino por recorrer. Y no solo en el campo de la literatura.

Huelga decir que el principal argumento de Virginia Woolf a la…

Ver la entrada original 1.031 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .