Todo lo que sube


   Había una urraca frente a ella, dando saltitos sobre el tablado, con la capucha negra de la cabeza y las plumas azul metálico de la cola. Recordó cuando era niña, los jardines del palacio de Schönbrunn, cómo corría persiguiendo a los gansos, cómo se caía y rodaba por la hierba, gritando, riéndose, salpicando agua a sus caniches en la orilla del estanque, mientras su preceptor, el abad de Vermond, la amonestaba inútilmente. ¡Valiente entrometido!, ¡ese viejo cascarrabias!, ¡aquella panza con peluca! Le señalaba el cielo con un gesto admonitorio, estaba anocheciendo, y le reprochaba que hubiera vuelto a descuidar sus lecturas, el estudio concienzudo de Lactancio, que se quedaba otra vez para mañana, y las fábulas comentadas de Monsieur de La Fontaine.

   El chasquido de un mecanismo, ¡clonc!, y la urraca que salió volando, espantada por los gritos de la muchedumbre, pour la liberté!, vive la Révolution!, cuando la cabeza de María Antonieta cayó rebotando dentro del cesto de mimbre como un atadijo de ropa.

 

© DOMINGO ALBERTO MARTÍNEZ

¿Te ha gustado este relato?

Entonces no dudes en suscribirte a la bitácora

y compartir la página en redes sociales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.